#ElPoderEstáEnTiComunicación positiva

La meta del éxito siempre es significado de muchas cosas positivas. La palabra éxito está relacionada con prosperidad, con un hogar atractivo, un empleo lleno de oportunidades, vacaciones agradables, familiares y amigos felices, seguridad financiera y una vida plena.  Éxito es sinónimo de triunfo. La comunicación positiva que desarrolla cada ser humano también esta relacionada a este proceso.

Las creencias en obtener grandes resultados son una fuerza impulsadora para toda persona, las cuales acompañadas de una comunicación positiva contribuyen con el propósito a lograr. El éxito de toda persona está siempre vinculado con su accionar comunicacional. En este proceso es necesario reconocer desde el ámbito personal aspectos vinculados a su proceso de comunicación interpersonal y efectiva. Es importante destacar, que cuando conocemos desde nosotros mismos todos los elementos que influyen en la comunicación personal, podremos entender un poco más a nuestros públicos objetivos o futuras audiencias.

Para Anzorena (2012:24), “nuestras conversaciones determinan la calidad de nuestros vínculos y por lo tanto comprometen nuestra efectividad”. Es a través de las conversaciones que podemos generar: relaciones y vínculos, nuevos sucesos, compromisos, nuevas posibilidades, cambios de emocionalidad y nuevos sentidos e interpretaciones. La comunicación interpersonal está caracterizada por dos dimensiones básicas según este autor: la operacional (verbal) y la relacional (no verbal).

 

Emocionalidad y lenguaje no verbal

«Pese a cómo se sienta en su interior, trata de parecer ganador». Arthur Ashe

Nuestras emociones y el lenguaje no verbal influyen en la efectividad de las comunicaciones. Por esta razón, en la comunicación no sólo podemos pensar en palabras o frases. En reiteradas oportunidades no se trata sólo de lo que decimos con palabras sino lo que expresamos con el rostro, los ojos y el cuerpo lo que produce un mayor impacto en quien nos escucha.

“Saber cómo se articulan y usan las palabras es un arma poderosa en la negociación de tus sueños. Pero el dominio de las acciones no verbales en conjunto con tus palabras te hará imparable” (Felber, 2012: 11).

“En toda comunicación interpersonal se da un permanente intercambio de palabras, gestos, acciones y emociones” (Anzorena, 201257-58). Para este mismo autor, nuestra emocionalidad se ve influenciada por los juicios y opiniones que tenemos sobre lo que acontece cuando nos estamos comunicando porque todo depende de la interpretación. Nos referimos a que, de acuerdo al tono de voz, al énfasis de la entonación, a los gestos y a la postura corporal con la se emita un mismo mensaje puede ser interpretado como una felicitación, una ironía o una descalificación.

De esta manera, es recomendable que tengamos un autocontrol entre los siguientes tres aspectos que constantemente están involucrados:

 

Competencias conversacionales

 «El mejor regalo que podemos darnos mutuamente  es una atención total a la existencia del otro». Sue Atchley Ehaugh

El diálogo o las conversaciones son la base de toda comunicación. A pesar de que cuando iniciamos una presentación o exposición nos convertimos en el orador que expresa un cúmulo de información a un grupo determinado, siempre llega la fase principal de la interacción, donde comprobamos que nuestro mensaje fue entendido y recibimos una retroalimentación por parte de quienes nos escucharon. Cada presentación es única, como también es única cada conversación.

A pesar de que expongamos de forma reiteradas los mismos contenidos, es en los variados públicos donde se marca la diferencia. Mientras realizamos una presentación se efectúan al menos seis de estos procesos: hablamos, escuchamos, intercambiamos emocionalidad, analizamos el contexto, observamos y asignamos sentido al mensaje a través de nuestra percepción.

El arte de conversar con efectividad para Anzorena (2012: 106) comprende cinco competencias que se enumeran a continuación:

  • Hablar con poder.
  • Escuchar en profundidad.
  • Indagar con maestría.
  • Entrar en sintonía.
  • Conversar en forma constructiva.

En nuestro próximo post explicaremos cada una de estas competencias conversacionales, pero para ampliar el tema vinculado a la comunicación positiva es necesario conocer sobre los modelos mentales en el proceso de la comunicación. 

 

Fuentes:

Anzorena, O. (2012). El arte de comunicarnos. Buenos Aires: Lea Ediciones.

Felber, T. ¿Me explico? Estados Unidos de América: Editorial Grupo Nelson.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario